Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cítricos’

1432696104160068293_32326797

El atún en escabeche de cítricos (vamos a llamarlo así) se adivina, ya dorado, detrás de esa selva de rúcula, granada y frutos secos con la que decidí acompañarlo (Foto: JMª Montero)

Hoy tenía ganas de cocinar. En realidad tengo ganas de cocinar casi todos los días pero hoy, por muchos motivos (contradictorios, eso sí), tenía muchas ganas de cocinar. Es curioso, pero no siempre cocino porque tenga buenos motivos, porque esté contento o quiera celebrar algo; con frecuencia cocino para animarme, porque necesito iluminar la grisura o porque he perdido algo que sólo la cocina es capaz de devolverme. Quizá sea la única actividad a la que me entrego, con idéntica pasión, cuando estoy contento y cuando estoy triste, la única que me produce placer en ambas circunstancias. Y en contra de lo que un día me confesó un notable cocinero las recetas me salen igual de bien (o de mal) estando triste o contento, porque en mi caso lo que determina el resultado no es tanto el estado de ánimo, o (atención a la blasfemia) la materia prima, como los destinatarios del plato. Todavía no he encontrado una actividad más sugerente, ni un estímulo más poderoso, que cocinar, sin ningún motivo especial, para una mujer interesante. Ahí lo dejo.

Como tenía las ganas pero los motivos eran variopintos e, insisto, contradictorios, necesitaba una receta que se ajustara bien a ese cóctel emocional, tan frecuente, en donde conviven la alegría y la nostalgia, el enfado y la celebración. Aunque pensaba cocinar con-lo-que-hay (ni muerto me hubiera separado hoy más de dos o tres metros de mi chimenea) sabía, intuía, que tirando de aquí y de allá, pero sobre todo dándole vueltas al atún que ayer llegó a casa, encontraría la fórmula para llevar a los fogones, y al paladar, esa mezcla de dulce y amargo, de ácido y salado… y hasta de umami. Un atún con los cinco sabores que la lengua es capaz de distinguir, los mismos sabores con los que, a veces, uno amanece y vive.

Ingredientes:

Tres filetes de atún cortados gruesos.

Dos cebollas grandes y cinco dientes de ajo.

Una naranja y un limón.

Orégano, pimienta negra en grano, clavo y sal.

AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra, otra pedantada que puede resumirse en dos palabras: aceite bueno), Angostura y vinagre de Montilla (o blanco de Módena).

Cinco cucharadas de azúcar morena.

Cortamos el atún en dados gruesos, salpimentamos y reservamos. Lavamos la naranja y el limón, sacamos el zumo de ambos y los mezclamos. Reservamos las cáscaras limpias.

Cortamos las dos cebollas en brunoise (efectivamente: es la manera pedante de decir “en daditos muy pequeños”) y también picamos muy finos los dientes de ajo. Rehogamos cebollas y ajos en una sartén con un chorreón generoso de AOVE. Añadimos una cucharadita de orégano.

Mientras se va haciendo la cebolla preparamos una sartén grande, y con cierta altura, en la que ponemos el azúcar mezclada con un poco (dos o tres cucharadas) del zumo de los cítricos. Calentamos hasta que se forme un caramelo fluido (no debe espesarse mucho). Retiramos del fuego y añadimos el resto del zumo y las cáscaras bien picaditas (sin la parte blanca del interior, la que un botánico resuelto llamaría mesocarpo y un cocinero cool llamaría albedo, esa esponjosa cobertura que resulta demasiado amarga). Mezclamos bien.

1432912941070294597_32326797

Mira que tengo pócimas en la cocina pero estoy fascinado con la Angostura y sus infinitos matices, cítricos y amargos, que viajan desde las selvas venezolanas…

Cuando la cebolla esté tostadita, pero sin quemarse, la añadimos a la mezcla de zumos, caramelo y cáscaras. Dejamos que hierva de manera suave unos minutos, ponemos unos granos de pimienta negra y unos granos de clavo (en realidad son botones secos, flores que no se abrieron –el botánico resuelto ataca de nuevo–), retiramos del fuego y añadimos un chorreón generoso de vinagre de calidad (cuando quiero acentuar el ácido uso vinagre de Montilla y cuando quiero matizarlo empleo vinagre blanco de Módena) y una cucharadita de Angostura (estoy entusiasmado con este brebaje, una pócima antiquísima –mediados del XIX– que de pequeño veía, con su inconfundible botellita envuelta en papel, en los bares más elegantes de la ciudad y que ahora he redescubierto). La mezcla debe quedar más bien caldosa (se puede añadir un poquito más de zumo).

Fuera del fuego colocamos el atún en esa mezcla, moviéndolo de un lado y de otro para que coja bien el sabor, aún caliente, de la mezcla. Cuando se enfríe tapamos la sartén y la colocamos en el frigorífico para que el pescado tome ese escabeche durante, al menos, un par de horas.

1432599814785112833_32326797

Al atún le sienta de maravilla este baño cítrico con toques de caramelo y con aromas de clavo y genciana…

Cuando llegue la hora de comer retiramos el atún del escabeche, calentamos, más bien fuerte, una sartén con algo de aceite y vamos dorando los tacos de atún. Mientras, en una sartén pequeña o en un cacito, calentamos el escabeche, dejamos que se reduzca un poco y lo convertimos en una salsa para acompañar (sin batir, porque a mi me gustan esos tropezones de cáscara de limón o naranja y esas delicadas láminas de cebolla tostada — ¡¡ muerte a la Thermomix !!, si no lo digo… reviento –).

Pusimos la mesa al sol de invierno. Descorchamos una botella de sidra de pera (bien fría), y no recuerdo por lo que brindé aunque seguro que fue por algo dulce y amargo a un tiempo, ácido y salado… y hasta un poco umami. A veces es difícil brindar por algo que tenga un sólo sabor…

Read Full Post »

El aliño de papas, o las papas aliñás, es uno de los clásicos de la cocina sureña. Uno de esos recursos, fáciles y sabrosos, que nos resuelven una cena de verano (que sería del estío sin aliños…). La humildad del plato permite vincularlo a la “cocina de sobras”, esa maravillosa variante de la que han nacido multitud de recetas económicas e imaginativas.

Dicho de otra manera: ¿qué lleva el aliño de papas? Pues el más ortodoxo combina patatas cocidas, cebolla o cebolleta, huevo duro y atún o melva. Pero, como digo, ese es el más ortodoxo. ¿Y el heterodoxo? ¿Y si solamente contamos con las patatas cocidas y a partir de ahí tiramos de fondo de frigorífico? Si aplicamos esta última estrategia las posibilidades son infinitas, y una de ellas nació este domingo, cuando nos inventamos un “guacaliño” de papas para degustarlo al solecito, en el jardín de Luis y Paca, justo antes de atacar algunas piezas de cerdo ibérico churrascadas en la lumbre…

Tres patatas grandes cocidas. Aún calientes las pelamos y troceamos en láminas gruesas. Añadimos una cebollada morada, grande, cortada en láminas finas, y también un aguacate maduro cortado de idéntica manera. Abrimos un bote pequeño de pimientos del piquillo asados y los cortamos, también, en láminas finas (a la ensaladera con ellos). Y todavía tenemos que añadir dos huevos duros cortados (como no) en láminas.
Pelamos seis o siete langostinos frescos. Las cabezas y cáscaras las salteamos en aceite de oliva, aplastándolas con el cucharón para que suelten todo su jugo. Quitamos cáscaras y cabezas de la sartén y en ese juego salteamos, con fuego fuerte, los langostinos pelados, salados y troceados. Cuando estén hechos los doramos echando un buen puñado de sésamo tostado a la sartén. Rematamos con un chorrito de zumo de lima. Añadimos los langostinos y sus jugos a la ensaladera.

Y para terminar este aliño heterodoxo pelamos una lima y una naranja. Media lima la cortamos en láminas lo más finas posibles, e idéntico procedimiento seguimos con la media naranja. Y esos “papelillos” de cítricos los añadimos a la ensalada. Removemos con cuidado todos los ingredientes y, ahora sí, aliñamos con sal, pimienta negra recién molida y un buen aceite de oliva.

¿Y cómo lo llamamos? Guacaliño de domingo. Será por bautizar…

Read Full Post »