Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘FNCA’

guerra_por_el_agua

En 1995 el entonces vicepresidente del Banco Mundial, Ismail Serageldin, afirmó que “las guerras del próximo siglo serán por el agua”, refiriéndose, sobre todo, al complicado escenario de Oriente Medio. Alimentadas por este convencimiento se plantearon elaboradas teorías donde el agua ya aparecía como la principal motivación de estrategias militares y conquistas territoriales, pero lo cierto es que la cooperación es más frecuente que el enfrentamiento y apenas existen evidencias fiables que prueben la veracidad de estos inquietantes pronósticos.
Las guerras del agua, asegura Elena López-Gunn, una de las especialistas del Observatorio del Agua creado en 1998 por la Fundación Botín, “son muy sexys… pero han sido poco frecuentes. El conflicto en el terreno del agua es algo inherente porque hablamos de un bien productivo y con valores intangibles, la cuestión es más bien cómo gestionar dicho conflicto de forma que lleve a procesos de cambio o transformación”.
En un periodo de 60 años (de 1948 a 2008), y tomando como fuente documental la investigación que lideran los especialistas de la Oregon State University, se han registrado en todo el mundo únicamente 44 controversias graves (con violencia) en torno al agua, de las cuales 30 fueron entre Israel y alguno de sus vecinos. Por el contrario, y en el mismo periodo de tiempo, se firmaron 295 acuerdos internacionales en relación con el agua. Si se consideran todas las interacciones entre países de cualquier tamaño en las que este recurso fue el protagonista la balanza también se inclina hacia el lado de la cooperación: 759 conflictos frente a 1.705 actividades de cooperación, lo que a juicio de los estos investigadores demuestra que “la violencia por motivos relacionados con el agua no es estratégicamente racional, hidrológicamente eficaz ni económicamente viable”.Aún así, el término “guerras del agua” se sigue utilizando de manera un tanto irresponsable, como señala Nuria Hernández-Mora, presidenta de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), convencida de que en muchos de estos casos lo que existe es una “manipulación política de los profundos sentimientos y afectos que los seres humanos tenemos en relación con el agua y sus paisajes asociados”.
Pero la renuncia a la violencia no significa que desaparezcan las tensiones. Incluso éstas se pueden incrementar como consecuencia de los problemas que se adivinan en el horizonte. “El cambio climático”, explica Josefina Maestu, directora del Programa ONU-Agua, “puede añadir nuevas presiones sobre los recursos hídricos en muchas áreas, lo que conlleva fluctuaciones en la disponibilidad y calidad del recurso, y esto puede ser un incentivo para cooperar, aunque también puede ocurrir lo contrario al producirse, por ejemplo, situaciones de extrema sequía que dificulten o impidan acuerdos como el de Albufeira entre España y Portugal”.
Otro factor que complica el entendimiento pacífico es el que se deriva del escenario sociopolítico que dibuja Leandro del Moral, director del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla y miembro de la Junta Rectora de la FNCA: “Desigualdad social creciente y una mezcla de aumento de la información y reflexión social junto con el deterioro de los procesos de decisión, un cóctel característico de nuestra época que inevitablemente influye en la arena de la política del agua”.
Planteando la misma inquietud, Eugènio Sequeira lo expone de otra manera: “Hay que acabar con la visión inmediatista que hoy domina las decisiones políticas, y hay que apostar por el principio de precaución, de manera que cualquier esfuerzo de cooperación, cualquier medida de gestión razonable, se ejecute antes de que aparezca una crisis grave”.

P.D.: Este texto es parte de un amplio reportaje que, sobre las alianzas del agua, acabo de publicar en la revista Entrelíneas. Se puede consultar completo aquí: http://www.revistaentrelineas.es/31/entretemas/las-alianzas-del-agua?page=full

 

Read Full Post »