Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vinos’

Un trozo de pan artesano, el aceite de mis amigos y una sencilla copa de vino en buena compañía. ¿Será esto la felicidad? Foto: JMª Montero, en Lora de Estepa (Sevilla).

 

El vino se disfruta sin dejar que la razón enturbie la copa y convierta el placer en absurda pedantería. Pero, aún así, llega un momento en la vida de un bebedor sensato en el que no está de más conocer el corazón de este alimento, las raíces de esa botella que descorchamos con alegría cualquier noche, todo lo que duerme escondido en una copa y que despierta con el simple gesto de agitarla, mirarla, olerla y, por fin, conducirla al paladar.

Hoy volveré a disfrutar, en buena compañía, del curso de iniciación a la cata en el que estoy poniendo la dosis de conocimiento justo a un placer que no necesita de ninguna razón ni argumento.

En mi blog el vino es uno de los grandes protagonistas de esos momentos estelares en los que, por un instante, nos creemos audaces enamorados (correspondidos), dueños de nuestro (mejor) destino y, en definitiva, (absurdamente) inmortales.

    “Al final quedaron dos, Dios y el vino”

(La filosofía del vino: Un libro de plegarias para ateos. Béla Hamvas)

 

Vino vivo / domingo, 31.3.13

 

 “¿Estás preparado para meter tus manos en la tierra? ¿Tienes tiempo para hornear el pan, para fermentar el vino, para compartir tus platos con tu familia y tus amigos? Si no tienes tiempo para cocinar y para comer adecuadamente, es que no tienes tiempo para vivir” (Satish Kumar, Earth Pilgrim)

Aunque se convirtió en el más inusual anuncio del fin de las vacaciones a mi aquel olor me encantaba. Durante varios veranos, en los últimos días de agosto, la robusta DKW de mi padre olía a uvas fermentadas, un aroma agrio y dulzón del que se reían mis amigos pero que a mi (supongo que en secreto) me encantaba.

No era un olor nuevo, porque mi padre, en las visitas familiares a Montilla o La Rambla, siempre me llevaba a alguna bodega donde, sin remilgos, el bodeguero me servía, para mojarme los labios, un dedo de vino en la misma copa que usaban los adultos. Y allí, aunque de forma menos rotunda y primitiva que en esa furgoneta que servía para acarrear uvas durante la vendimia, dominaba el mismo olor inconfundible.

Supongo que ahí dentro está la memoria… Foto: JMª Montero, en Villaviciosa de Córdoba.

Tendría por entonces ocho o diez años pero ya me gustaba el silencio húmedo de las bodegas. El suelo de tierra en penumbra. Las venencias de barba de ballena. Las barricas señaladas con tiza. Y, sobre todo, las crujientes codornices a la plancha con las que, en temporada, solíamos rematar la escapada a la campiña. Pero lo que se me quedaba fijado en la memoria hasta la siguiente excursión era aquel olor a vino vivo, aquel perfume que, desde entonces, me ata a la tierra de mi padre, de mis abuelos, de mis bisabuelos…

No había ningún artificio en aquellos placeres. Nadie ponía los ojos en blanco y recitaba, copa en mano, una larga lista de aromas y sabores imposibles. Los que sabían beber, aquellos de los que yo mismo aprendí a beber, lo hacían despacio, con respeto, celebrando sin aspavientos cada sorbo. Supongo que en ellos también, adultos entonces, el olor del vino abría la puerta de la memoria donde habitaban, intactos, aquellos primeros tragos de infancia. Celebración y ritual.

Tintos de Jerez / martes, 27.8.13

Algunos han convertido la sencilla costumbre de beber una copa de vino en un ritual sofisticado, en el que se precisan los gestos y herramientas de un oscuro alquimista, adornadas con un lenguaje lo suficientemente alambicado como para atribuirlo, sin duda, a un connaisseur. Y lo cierto es que, con frecuencia, toda esta maraña de imposturas acaba por distraernos del asunto principal y, así, el vino, que es una bebida tan humilde como compleja, se convierte en el ridículo parapeto de esa pandilla de snobs que siempre andan enturbiándonos los placeres para alejarnos de ellos.

No se cómo me las apaño pero casi siempre, camino del mar, me desvio de la ruta y acabo en una bodega… Foto: JMª Montero en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hay en el vino, sin duda, elementos objetivos que, sin necesidad de doctorarse en Enología, cualquier bebedor sensible y viajado puede apreciar, pero son muchos más los matices subjetivos que añaden valor a la copa o la empobrecen sin remedio.

 

La mano del hombre sólo puede llegar en este proceso –es casi una cuestión de fe – hasta un discreto límite de vigilancias y enmiendas. Lo demás, el recóndito carácter del vino, su personalidad propia, el más vivificante secreto de sus virtudes, se hace sólo con el tiempo o no se hace nunca (Breviario del vino, José Manuel Caballero Bonald). 

Boca, vino y besos / martes, 16.12.14

Con el regusto del croissant aún jugueteando en el paladar y la promesa de un libro atractivo, fui paseando hasta la esquina de Santa Mónica con Drassanes, en donde había quedado citado con mi amigo Luis para cumplir con el ritual gastronómico que nos reúne todos los años,  y en el que nos ponemos al día con una buena dosis de humor. Hablamos de nuestro presente, de lo que hemos dejado en el camino y de lo que se adivina en el horizonte. Despellejamos a algunos impresentables de medio pelo, arreglamos dos o tres problemas de escala planetaria, recordamos a todos los amigos (y sobre todo a las amigas) que nos han hecho como somos y nos compadecimos de los magnates que tenían atracados sus yates cerca de nuestra terraza, convencidos de que ninguno de ellos estaría disfrutando como nosotros de un arròs negre soberbio, unos suaves buñuelos de bacalao y un tinto del Priorat que se escapaba de la botella a una velocidad de vértigo. Y no hubo una sola copa de vino sin brindis. Y el arroz, el tinto y las palabras, se pasearon juntos por la boca tejiendo una sustancia que debe parecerse mucho a la que compone la sagrada forma con la que comulgan los cristianos: mitad materia, mitad espíritu. Un alimento, etéreo, que lo mismo alegra el paladar que alivia el alma.

Lo cierto es que bebo vino en (casi) todas las lenguas… Foto: JMª Montero, en París.

“¿Podremos?”, le pregunté a Luis en la despedida, como un guiño provocador, y él me aseguró que era mucho mejor despedirse con un “seguimos”, que, sin duda, “es mucho más revolucionario”. Y después corrí a la Plaza del Diamante en donde me alegré de la inesperada generosidad de Sabine, y de allí, faltándome el resuello, agarré mis apuntes en el hotel y conseguí, casi al límite, llegar el primero a la sesión que tenía que dictar en la Pompeu. Y luego cené en una terraza en donde la brisa parecía llegar del mismísimo Caribe. Y me acosté. Y dormí, a ratos. Y soñé con el sabor del croissant (¿o era el sabor de la piel a la que el croissant recordaba?). Y volví a correr para que no se me escapara el AVE de vuelta al sur.

Estaba amaneciendo cuando abrí el libro “pequeño, hermoso y divertido”. Un placer lento a alta velocidad. Y entonces ocurrió lo que estaba tratando de evitar: leí tres o cuatro páginas, volvió el sabor del croissant al paladar, cerré el libro y no pude evitar ponerme a escribirte…

“Doy con la palabra; tomo con el alimento; doy y tomo con el beso. La dirección de la palabra es el exterior; la del alimento, el interior; la del beso, el exterior y el interior, es decir, el círculo. Por supuesto, una actividad no excluye a las otras dos; es más, se refuerzan entre sí, porque la tierra me habla y me enseña cuando me alimenta, pero también me besa; y cuando beso a una mujer bella, me alimento de ella y ella de mí, y nos nutrimos el uno del otro, y nos enseñamos y nos hablamos el uno al otro; en general, nos decimos cosas para cuya profundidad la palabra se revela insuficiente (El Universo de la Boca, en La filosofía del vino, Béla Hamvas)

 

Vino con tiempo / jueves, 28.1.16

Nunca me dejo convencer por un camarero urgente, aunque su indumentaria y sus modales sean exquisitos o en el tono de su voz haya más imposición que sugerencia. El pudor y la indecisión que me acompañan en tantos otros menesteres no existen cuando tengo que decidirme por un vino. Esa elección minúscula requiere determinación y tiempo, y al cabo resulta decisiva porque ese vino, y sólo ese, va a despertar y enriquecer los sentidos, todos los sentidos, durante un momento único.

“Hay que admitir que el arte de beber no tiene su propia Musa, pero a pesar de ello sólo pueden apreciar un buen vino las personas que se dedican a cultivar las musas, que leen poesía y que son capaces de disfrutar de la música aunque no sean músicos y de apreciar la pintura. Estas personas también saben escoger el momento oportuno para trabajar, para pasear, para dormir, para conversar y para leer; sólo ellas saben que el amor y el vino…, en cualquier momento, en cualquier lugar, de cualquier manera “. (La filosofía del vino: ¿Cuándo beber y cuándo no? Béla Hamvas)

(…)

El vino es poderoso pero no miente: no puede convertir en hermoso lo que nunca lo fue… Foto: JMª Montero, en Sevilla.

No recuerdo bien qué comimos, pero sí que recuerdo las flores de Camins, la cáscara de naranja enroscada en la ginebra, el amarillo limón de un Perro Verde, el tiempo (casi) detenido, el tintineo de las copas que iban y venían, el corcho y el chupete (hermanados) esperando su momento, esperando volver a la boca… Y, sobre todo, nos recuerdo  hablando y riendo, sin pausa, como siempre que, en un instante, disolvemos todos los instantes transcurridos desde nuestra última cita.

Nos sobró un poco de vino y nos faltó un poco de tiempo. Tú te llevaste el vino y yo, finalmente, tuve que mirar el reloj para no perder el tren…

La conversación, la risa y el vino están conectados de un modo especialmente íntimo y profundamente humano(Sobrebeber. Kingsley Amis)

 

 

Read Full Post »

Moriles 1

El vino es de Moriles, y lo que se adivina detrás del cristal del catavinos es la Mezquita de Córdoba, vista desde una azotea de la Judería (Foto: José María Montero)

[El pasado viernes, 23 de octubre, y por iniciativa del Ayuntamiento de Moriles (Córdoba), fui nombrado Embajador de los Vinos de Moriles. Acompañado por la alcaldesa de Moriles, el presidente de la Diputación de Córdoba, el delegado de la Consejería de Agricultura, el presidente de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, y numerosos vecinos y amigos, compartí con ellos, a propósito de esta distinción, los vínculos que me unen a esta tierra y estos vinos. Estas fueron, más o menos, mis palabras… ]

Seguro que algunos de los embajadores que me precedieron tuvieron la fortuna de conocer esta tierra, y a sus gentes, el día en que recibieron esa distinción, pero para mi es volver a casa, volver a mi casa. Mi padre nació en La Rambla, igual que mis abuelos, y mis bisabuelos, y mis tatarabuelos. Mi familia aún está repartida por La Rambla, por Montilla, por Aguilar de la Frontera…

Mi patria es mi infancia, así es que no es una patria con banderas ni con himnos, ni es una patria en donde unos son mejores que otros. Mi patria son los recuerdos de aquellos días de finales de agosto, o principios de septiembre, cuando la robusta DKW de mi padre olía a uvas fermentadas, un aroma agrio y dulzón del que se reían mis amigos pero que a mi (supongo que en secreto) me encantaba.

No era un olor nuevo, porque mi padre, en las visitas familiares a Montilla o La Rambla, siempre me llevaba a alguna bodega donde, sin remilgos, el bodeguero me servía, para mojarme los labios, un dedo de vino en la misma copa que usaban los adultos (yo mismo sigo cometiendo la misma tropelía: dejar que mis hijos, sin esperar a los 18 años, prueben un dedo de buen vino en la mesa, en la comida, porque estoy convencido de que la cultura del vino se cultiva en familia, desde la infancia, y es uno de los mejores antídotos para evitar el alcoholismo insensato). El caso es que allí, en aquellas bodegas y lagares de mi infancia, aunque de forma menos rotunda y primitiva que en esa furgoneta que servía para acarrear uvas durante la vendimia, allí, en esas bodegas y lagares, dominaba el mismo olor inconfundible a vino vivo.

Moriles 3

…me gustaba el silencio húmedo de las bodegas y lagares; el suelo de tierra en penumbra; las venencias de barba de ballena; las barricas señaladas con tiza… (Foto: José María Montero)

Tendría por entonces ocho o diez años pero ya me gustaba el silencio húmedo de las bodegas y lagares. El suelo de tierra en penumbra. Las venencias de barba de ballena. Las barricas señaladas con tiza. Pero lo que se me quedaba fijado en la memoria hasta la siguiente excursión familiar era aquel olor a vino vivo, aquel perfume que, desde entonces, me acompaña y me ata a la tierra de mi padre, de mis abuelos, de mis bisabuelos… a esta tierra.

No había ningún artificio en aquellos placeres de infancia. Nadie en la penumbra de aquellas bodegas ponía los ojos en blanco y recitaba, copa en mano, una larga lista de aromas y sabores imposibles usando adjetivos indescifrables. Los que sabían beber, aquellos de los que yo mismo aprendí a beber, lo hacían despacio, con respeto, celebrando sin aspavientos cada sorbo, hablando lo justo, con adjetivos que cualquiera podía entender. Supongo que en ellos también, como me sucedía a mi en la robusta DKW de mi padre, el olor a vino les abría la puerta de la memoria, el rincón donde habitaban, intactos, aquellos primeros tragos de infancia. El vino, como empecé a descubrir entonces, era, es, memoria, celebración y ritual.

En mi casa, le escribí el otro día a Antonio, un bodeguero de Moriles que tuvo la amabilidad de escribirme para felicitarme, el fino que se bebe, desde hace muchos años, es un fino de esta denominación de origen (no es difícil adivinar de qué vino hablo examinando mi blog) pero permitidme que tenga la delicadeza de no nombrarlo porque, en realidad, tan bueno es ese fino como otros muchos de Moriles que he tenido la oportunidad de disfrutar.

Y en mi despensa tampoco faltan los vinagres de esta tierra (no puedo entender la cocina sin un buen vinagre, sin un buen oloroso, sin un buen amontillado, sin un buen Pedro Ximénez…). Y no sólo para cocinar, sino para beber mientras cocino, que es uno de mis placeres favoritos…

Los que me conocen saben que no necesitaba ser embajador de estos vinos para pasearlos por el mundo, para hablar de ellos aquí, en Sevilla o en Sydney, porque fue en Sydney, a 20.000 kilómetros de España, donde, en 209 y en el el único restaurante español que había en esa gran ciudad australiana (Capitán Torres), conocí a un camarero de Aguilar de la Frontera que llevaba en las antípodas más de 50 años. Allí emigró y allí seguía añorando los vinos de Moriles de su juventud (esos con los que brindamos allí, a 20.000 kilómetros de casa, para que allí, en Sydney, nuestra casa estuviera bien presente).

moriles 2

El dinero, decía Pessoa, el escritor portugués, no compra la felicidad, pero compra vino, que es algo que se le parece mucho… (Foto: José María Montero)

Hablo de estos vinos, sin necesidad de ser embajador, porque estos vinos me predisponen a la alegría, porque sé, por experiencia propia, que detrás de ellos está el trabajo, silencioso y artesano, de muchos hombres y mujeres; porque sé que en cada copa, en cada botella, en cada bocoy (por cierto, que tampoco hay que olvidar el trabajo de los toneleros), se esconde la memoria de nuestros antepasados y también el futuro de nuestros hijos. Porque el vino, el oficio de hacer buen vino, sigue siendo nuestro mejor futuro, pero para conseguirlo también hace falta un mayor respeto para la gente del campo.

El habitante de la gran ciudad, el que saborea estos vinos sin mayores preocupaciones, tiene que saber que detrás de esa copa hay mucho esfuerzo, mucho sacrificio, muchas incertidumbres. Que el vino son muchas más cosas que el vino: es mantener nuestras tradiciones y nuestra cultura, defender los suelos de la erosión, luchar contra el cambio climático, salvar de la extinción plantas autóctonas, conservar el paisaje, brindar cobijo a nuestra fauna, crear empleo digno para nuestros hijos…

Y además, los que hacéis buen vino nos hacéis, a todos, un poco más felices. El dinero, decía Pessoa, el escritor portugués, no compra la felicidad, pero compra vino, que es algo que se le parece mucho…

Yo hoy me siento feliz, y eso que aún no he probado la primera copa de vino (que, supongo, será la del brindis), porque tengo el orgullo de ser embajador de mi tierra y de sus vinos. Me siento feliz y agradecido porque me hayáis concedido esta distinción que me regala la oportunidad de estar aquí, en Moriles, brindando con mis paisanos y mis paisanas, aceptando la responsabilidad de seguir paseando por el mundo mi amor a esas bodegas y lagares de mi infancia y a las de hoy; a esa manera artesana de hacer vino y también a los que experimentan y se arriesgan buscando nuevos caminos sin traicionar sus orígenes; brindando por esta gente y por estos paisajes.

IMG_20151016_071820

Brindo por la felicidad sencilla que nos regala un buen vino en buena compañía… (sí, el de la foto es tinto, pero también es de Montilla-Moriles 😉

 

Brindo por Moriles, por cada uno de vosotros y de vuestras familias, de vuestros antepasados; por esta tierra y estas viñas; por esta patria en donde todos son bienvenidos. Brindo por la felicidad sencilla que nos regala un buen vino en buena compañía… Gracias.

 

Read Full Post »

Carátula del disco "Retales de vino y luna", by Forraje.

“He vivido con varios maestros Zen, todos ellos gatos (…). Actúan siguiendo su sabiduría natural; y les resulta fácil, porque no tienen una mente que mantenga vivo el pasado ni que construya una identidad basada en él” (E. Tolle).

Hoy este blog, este gato-en-el-jazmín, cumple un año, y como cualquier criatura viva celebra el haber ido creciendo, poco a poco, gracias a vuestros cuidados. Habéis sido benevolentes con los errores y los disparates, y muy generosos con los aciertos.

Dicen las frías estadísticas que os habéis asomado a esta ventana más de 18.000 veces, una cifra que en este universo digital debe ser una minucia pero que a mí me parece una barbaridad.

En casa cuando celebramos algo hay tres elementos que no pueden faltar (otros muchos son deseables, pero no imprescindibles): amig@s, vino y música. Los amig@s ya están (estáis ahí, al otro lado de la pantalla), así es que sólo falta el vino y la música. Del primero se ha ido ocupando Javier Valenzuela (@Valenzuela_Javi), desde su feudo vallisoletano, en tuits que guardo como oro en paño para usarlos en el momento adecuado y quedar así como un auténtico connoisseur. Y la música hace ya algunos días que está en manos de ese colectivo, de gustos heterodoxos, que ha dado en llamarse #greengramola.

De los vinos que me ha ido sugiriendo Javier os propongo, para este cumpleaños, un Blecua (DO Somontano, http://www.bodegablecua.com/), un Eterna Selección – Prieto Picudo (DO Castilla y León, http://www.sitiosdebodega.com/es-terna/home-es.html) y un Jean Leon Reserva (DO Penedés, http://jeanleon.com/los-vinos/reserva-y-crianza/). Yo aportaré, haciendo patria, un Barbazul (DO Vinos de la Tierra de Cádiz, http://www.huertadealbala.com/es/content.php?sec=productos/barbazul), un Tetas de la Sacristana (sin DO, elaborado en el municipio almeriense de Fondón) y una manzanilla San León – Reserva de Familia (DO Sanlúcar de Barrameda, http://www.argueso.es/productos-manzanilla-sanleon-reserva.html). Y para terminar un cava que aporta Mario de la Mano (@marioescarabajo): Cava Rosado Avinyó (DO Penedés, http://www.avinyo.com/cast/avinyo_site.swf).

Amig@s, vino… y música. Ahí va la esperada segunda lista de #greengramola. A disfrutar…

•    José Antonio Montero ha compartido:

–    Rebeca Jiménez – De qué lado estás (http://www.youtube.com/watch?v=qiN3qCxSKf8)
–    Guadalupe Plata – Baby me vuelves loco (http://www.youtube.com/watch?v=N1aw9JjbpEg&feature=youtu.be)
–    Angus & Julia Stone – The Beast (http://www.youtube.com/watch?v=gXGYhAGdgqg)
–    Florence + The Machine – Dog Days Are Over (http://www.youtube.com/watch?v=iWOyfLBYtuU&feature=youtu.be)

•    Mario de la Mano ha compartido:

–    Clutch – Electric Worry (http://www.youtube.com/watch?v=UAHO-trROm8)
–    La familia Telerín – Vamos a la cama (http://www.youtube.com/watch?v=O-P_fJZSOFA)
–    Manu Chao – Desaparecido (http://www.youtube.com/watch?v=mcygGo9TILE)
–    Pulp – Common People (http://www.youtube.com/watch?v=DqgXzPfAxjo)
–    Jimi Hendrix  – Purple Haze (http://www.youtube.com/watch?v=IiHttlh8vkk)
–    Fischer Z – Room Service (http://www.youtube.com/watch?v=CKZLBjwCVOE)
–    The Jacksons – Blame it on the boogie (http://www.youtube.com/watch?v=2DMscNY9gyc&feature=related)
–    Tame Impala – Half Full Glass Of Wine (http://www.youtube.com/watch?v=zfcHq0hhFWg)
–    The Black Angels – Entrance Song (http://www.youtube.com/watch?v=MCjuTWEOEK4)
–    Angels (http://www.youtube.com/watch?v=nBMsUoDR82M)
–    Rush – Tom Sawyer (http://www.youtube.com/watch?v=NLjOpx3ORbw)
–    David Philips – Rooftop sessions 3 – Help Me To Forget (http://www.youtube.com/watch?v=9pGDnrG65CQ)
–    Woven Hand – Truly Golden (http://www.youtube.com/watch?v=IeCsTZ-jH-U)
–    The Cure – Friday Im In Love (http://www.youtube.com/watch?v=wa2nLEhUcZ0)
–    Deep Purple – Smoke on the water (http://www.youtube.com/watch?v=j2hbU7na1pw)
–    Prince – 20 Ten (http://www.youtube.com/watch?v=C2ZJ0MzALrw)
–    Amy MacDonald – This Is The Life (http://www.youtube.com/watch?v=gagolGCFcyQ&feature=related)
–    Lou Reed & Metallica – The view (http://www.youtube.com/watch?v=fJlU_9Vyvqs)
–    JJ Cale – Friday (http://www.youtube.com/watch?v=YLibvW_VcOc)

•    José María Montero ha compartido:

–    The Ventures – Hawai 5-0 (http://www.youtube.com/watch?v=Rcvo4U33_L4&feature=related)
–    Frank Sinatra – I love Paris (http://www.youtube.com/watch?v=qkTNOobNanA)
–    Lila Downs – La iguana (http://www.youtube.com/watch?v=Ww2EX0OdDeA)
–    Rebeca Jiménez & Tarque & PerezaDespertarme contigo (http://www.youtube.com/watch?v=0xPj8lg-1yc&feature=relmfu
–    Los Rodríguez – Palabras más, palabras menos (http://www.youtube.com/watch?v=D_pJEaXPgTg)
–    Vazquez Sounds Adele – Rolling In The Deep (http://www.youtube.com/watch?v=a7UFm6ErMPU)
–    Amparanoia – Somos viento (http://www.youtube.com/watch?v=AwfX8Ggd-6c&feature=fvwrel)
–    Rubi y Los Casinos – Yo tenía un novio (http://www.youtube.com/watch?v=pXYII0Bpp7o&feature=youtube_gdata_player)
–    Jimi Hendrix – Blue Suede Shoes (http://www.youtube.com/watch?v=E3P-JMqwnMk&feature=youtube_gdata_player)
–    Guadalquivir – Manglis (http://www.youtube.com/watch?v=F_r5fAXPcBY)
–    Rockcelona – Lovespell (http://www.youtube.com/watch?v=hc3cEd8IkyY)
–    Kasey Chambers – Runaway Train (http://www.youtube.com/watch?v=iHDEnHXIG0E)
–    Catherine Britt – Sweet Emmylou (http://www.youtube.com/watch?v=Bz01cV2JBpA)
–    The Corrs – Old Town (http://www.youtube.com/watch?v=f5DF-l7sVrI)
–    Ennio Morricone – Deborah’s Theme (http://www.youtube.com/watch?v=-CP_uwRtj0g)
–    Leon&Gieco&Lerner&Cordera&CalamaroMarcha de la Bronca (http://www.youtube.com/watch?v=836cQtEw1YQ&feature=related)
–    Enanitos verdes – Mil horas (http://www.youtube.com/watch?v=4KXZW5H14UA)
–    Los Flamencos – Bolanda Katha Kiyala (http://www.youtube.com/watch?v=OU_rmMn3d7g)
–    Led Zeppelin – Stairway to Heaven Live (http://www.youtube.com/watch?v=9Q7Vr3yQYWQ)
–    Hilario Camacho – Madrid amanece (http://www.youtube.com/watch?v=F5FRP4c1EXE)
–    Poison – Talk dirty to me (http://www.youtube.com/watch?v=F3dGHj5Zzss)
–    Los Rodríguez – Hace calor (http://www.youtube.com/watch?v=dqDRmtH9lAs&feature=youtube_gdata_player)
–    Dire Straits – Sultans of Swing (http://www.youtube.com/watch?v=8Pa9x9fZBtY&feature=youtube_gdata_player)

•    Pepe Verón ha compartido:

–    Vitamin String Quartet – Snow (http://open.spotify.com/track/78car4iVp9ekXn4jdY8qLE)
–    Los Petersellers – Mazinger Z (http://www.youtube.com/watch?v=g9M5WTGD-bA)
–    Neil Young (http://t.co/4hCwAGbs)

•    Javier Rico ha compartido:

–    Bigott – Cannibal Dinner (http://www.youtube.com/watch?v=g4w7lKbrZc4)
–    James Blake (http://www.jamesblakemusic.com/)
–    Hidden Cameras (http://t.co/5Oj8d28W)
–    Caetano Veloso – Cucurrucucu paloma (http://www.youtube.com/watch?v=-CsA1CcA4Z8)
–    Antònia Font – Batiscafo Katiuscas  (http://www.youtube.com/watch?v=7Txi_evc5QI&feature=youtu.be)
–    The Bronson – You are the devil (http://www.goear.com/listen/00a75c4/you-are-the-devil-the-bronson)

•    Piluca Nuñez  ha compartido:

–    Antònia Font – Batiscafo Katiuscas (http://www.youtube.com/watch?v=7Txi_evc5QI)
–    David Bowie – Heroes (http://www.youtube.com/watch?v=Tgcc5V9Hu3g)
–    Adele – Rolling In The Deep (http://www.youtube.com/watch?v=FiMK9e0h6YE)
–    Gustavo Santaolalla – The Wings (http://www.youtube.com/watch?v=1yIDt97zQgY&feature=youtu.be)

•    Javier Valenzuela ha compartido:

–    Los Nadie – Karla (http://www.youtube.com/watch?v=J-OUGHrWOcI)
–    U2 – Sunday Bloody Sunday (http://www.youtube.com/watch?v=EM4vblG6BVQ)
–    Tracy Chapman – Talking about a revolution (http://www.youtube.com/watch?v=7rZbvi6Tj6E)
–    Prince – Purple rain (http://www.youtube.com/watch?v=xdTBs7Y1YVA)

Y si los del piso de abajo vienen a quejarse… ofrecedles una copita de manzanilla…

Read Full Post »